Pizza sin amasado con verduras y crema de trufa

Aïda Gascón Receta enviada por Publicado el domingo 28 de febrero del 2016.

Receta fácil para hacer pizza sin ni siquiera tener que amasar. ¡si la pruebas te saldrá seguro y te volverás adicta a la pizza casera!


Tiempo total:
66 min.
Preparación:
60 min.
Cocción:
6 min.

Porciones:
3


Ingredientes

  • Para la masa:
  • 525 gr harina panificable
  • 20 gr aceite de oliva
  • 5 gr levadura fresca
  • 11 gr sal
  • 340 gr agua
  • para el relleno:
  • 40 gr aceite de trufa
  • 600 gr champiñones
  • 3 cebollas
  • 3 calabacines

Instrucciones

Disuelve en un bol la levadura en agua a temperatura ambiente.

Incorpora la harina, la sal y el aceite y mézclalos con la mano. no es necesario amasar, solo mezclar bien los ingredientes. quedará una textura bastante pegajosa, déjala reposar 15 minutos a temperatura ambiente, bien tapada con papel film.

Luego pasa la masa a una superficie limpia, no es necesario ni recomendable que esté enharinada dicha superficie, para manipular la masa mejor mójate las manos. ahora tampoco la tendrás que amasar, únicamente dale un pliegue a la masa sobre sí misma, y déjala reposar tapada con el bol encima unos 5 minutos.

Divide la masa en 3 porciones de unos 300gr cada una. haz una pelotita con cada porción, y mete cada porción en tres botes untados con un poco de aceite. los botes deben ser un poco más grandes que las pelotitas de masa porque necesitarán espacio para doblar su volumen. asegúrate que quedan bien tapados, con una tapa o con papel film. también las puedes guardar individualmente en bolsas herméticas.

Al cabo de uno, dos o hasta tres días en la nevera, la masa habrá aumentado de volumen.

Prepara el relleno:

Puedes hacer el relleno que tu quieras claro, pero esta es una exquisita combinación que además es muy saludable.

Lava bien los calabacines y pélalos con un pelador o mandolina. la idea es hacer tiras de calabacín anchas pero finas. en agua hirviendo, pon las tiras de calabacín a escaldar durante unos 20 o 30 segundos. pásalas rápidamente a un escurridor bajo agua fría para cortar la cocción. déjalas escurrir bien e incluso sería muy recomendable secarlas en papel. un exceso de humedad podría mojar demasiado la masa de la pizza.

Corta la mitad de los champiñones en láminas muy finas. haz lo mismo con la mitad de las cebollas, córtalas en plumas muy finas.

Prepara la crema de trufa

Usa la otra mitad de las cebollas, córtalas en pluma fina y en una sartén con aceite sofríe la cebolla con un poco de sal.

Mientras, corta la otra mitad de los champiñones en láminas finas y añádelas a la cebolla cuando esta ya esté dorada.

Una vez ya esté bien sofrita la cebolla con los champiñones, pásalo todo a un baso batidor. añade el aceite aromatizado a la trufa y un poco de agua. esto será al gusto del chef, según si quieres una crema más o menos densa. bate todo y corrige de sal si es necesario.

¡monta la pizza y al horno!

Calienta el horno a 250º o al máximo que permita tu horno. necesitarás una rejilla arriba del todo desde el inicio.

Con delicadeza, saca la porción de masa de uno de los tarros y disponla sobre una mesa enharinada. para formarla primero aplástala con la yema de los dedos y luego ayúdate con la palma de las manos. puedes darle una forma redonda, ovalada, rectangular....

Ahora pasa la masa a un papel de horno con cuidado, y debajo previamente pon una tabla de cortar, una bandeja metálica... una superficie lisa sin bordes.

Añade un chorrito de aceite por encima de la masa y dispón la cebolla y los champiñones laminados por encima. añade un poco más de aceite y luego añade las tiras de calabacín.

Por último puedes añadir la crema de trufa en pegotitos distribuidos por encima, pero queda más fino si usas un biberón para distribuir la crema en finas tiras por toda la pizza. es lo que debería haber hecho yo, pero como soy así de rústica pues ala, a pegotes.

Asegúrate que el horno está muy caliente, vale la pena esperar al menos 30 minutos de pre calentamiento. con rapidez para que el calor no escape, mete la pizza sobre el papel en la base del horno, sin bandejas de por medio. déjala hornear durante 3 o 4 minutos. luego cambia el horno a la opción grill y sube la pizza a la rejilla de arriba. déjala hornear durante 2 o 3 minutos. ¡y a comer!

¿porqué es interesante esta receta? ¡por muchas razones! una de ellas es que no tienes que saber amasar o tener una amasadora mecánica. otra es que para esta masa de larga fermentación en nevera se necesita mucha menos levadura que en otras recetas de pizzas. el único inconveniente quizás es que al menos tiene que ser de un día para otro, pero esto con un poco de planificación se soluciona, y además lo puedes convertir en una ventaja: puedes preparar la masa y hacer pizza cuando te venga mejor, durante los 3 próximos días.

Nota: la receta de la masa sin amasado es del gran Iban Yarza. ;)


Pizzas |

Recibe recetas directo en tu correo:

Envía tus recetas :)

Comparte ya ›

últimas recetas


Queso de papa vegano

Queso de papa vegano
Mar.veganfood
Publicada hace 5 días


Ensaladilla vegana con salsa verde

Ensaladilla vegana con salsa verde
Byveganv
Publicada el jueves 11 de abril del 2019


Gazpacho de remolacha

Gazpacho de remolacha
Mardejapon07
Publicada el lunes 8 de abril del 2019


Filetitos de tofu con sabor a mar

Filetitos de tofu con sabor a mar
Tito
Publicada el jueves 4 de abril del 2019


Canelones de setas sin bechamel

Canelones de setas sin bechamel
Tito
Publicada el jueves 4 de abril del 2019