Albóndigas de tofu en salsa de albaricoques

El Delantal Verde
mayo 2006.

El tofu es el “queso” vegetal por excelencia, elaborado con soja. tiene una textura firme parecida a la del flan o el queso fresco, sabor delicado, color blanco crema y se presenta en forma de un cuadrito blanco. es un producto milenario de origen oriental y sólo hasta hace poco ha sido redescubierto por la cultura occidental debido a sus grandes cualidades nutritivas.


10
Valoracion
de HazteVeg

Tiempo total:
25 min.
Preparación:
25 min.
Porciones:
4

Ingredientes

  • - para las albóndigas:
  • 250 gr de tofu fresco en bloque
  • 2 zanahorias medianas
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo tostadas
  • 1 ó 2 cucharadas de salsa de soja
  • Pimienta negra recién molida
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Aceite
  • Harina integral
  • - para la salsa:
  • 150 grs de orejones de albaricoque
  • 1 ó 2 zanahorias cocidas
  • 1 patata cocida
  • Leche vegetal de lo que más nos guste (a ojo)
  • Sal
  • Agua (que cubra los orejones como un dedo por encima)

Preparación

Sacar el tofu del envase y envolverlo con un paño. dejarlo durante una 1/2 hora a temperatura ambiente, para que suelte todo el suero posible.

Mientras pochamos la cebolla bien picadita. cocemos un poco las zanahorias peladas. terminada la cocción de estas últimas, las picaremos bien chiquitas. añadir a la cebolla la zanahoria picada, el tofu desmenuzado con las manos, el sésamo, la salsa de soja y las especias.

Mezclar bien para que quede todo bien repartido. siempre con el fuego bajo, sólo para que se evapore un poco el agua que pueda tener.

Formamos albóndigas del tamaño que nos gusta y las enharinamos antes de freírlas en la sartén con abundante aceite caliente. para que al enharinarlas no se deshagan, se puede echar el poco de harina en un bol y ponemos la albóndiga dentro, agitar suavemente el bol en círculos y la albóndiga se envuelve de harina solita.

Para retirar el exceso de aceite, poner en un plato con papel absorbente.

Salsa:

Cortamos los orejones de albaricoque en trocitos pequeños y los dejamos en remojo en agua unas horas antes para que se hidraten bien.

Las zanahorias peladas y cocidas las pasamos por la batidora junto a los orejones y el resto de los ingredientes.

El agua que sobre de los orejones hidratados nos puede servir para corregir la espesura de la salsa y hacerla más ligera si es de nuestro agrado.

La presentación es sencilla: una bandeja de horno con la salsa al fondo, las albóndigas repartidas encima, y unas rodajas de zanahoria y perejil cortado para dar unas notas de color.

Servir muy caliente.


¿Hiciste esta receta?
Etiqueta @hztveg en Instagram