¿Qué hay sobre la Leche?

La leche es muy pobre en hierro. Para alcanzar la Cantidad Diaria Recomendada en los Estados Unidos de 15 mg de hierro, un bebé tendría que beber más de 29 litros de leche cada día.

  • Deficiencia de hierro: La leche es muy pobre en hierro. Para alcanzar la Cantidad Diaria Recomendada en los Estados Unidos de 15 mg de hierro, un bebé tendría que beber más de 29 litros de leche cada día. La leche provoca también pérdidas de sangre a través del tracto intestinal, reduciendo las reservas de hierro del organismo.
  • Diabetes: De 142 niños diabéticos analizados en un reciente estudio, el 100 por ciento presentaron altos niveles de un anticuerpo para una proteína de la leche de vaca. Se cree que estos anticuerpos destruyen las células productoras de insulina del páncreas.
  • Calcio: Las hortalizas de hoja verde como los coles constituyen una fuente de calcio tan buena o mejor que la leche.
  • Contenido graso: Aparte de las variedades desnatadas, los productos lácteos son ricos en grasa, como porcentaje del total de calorías:
    • Leche entera - 49%
    • Leche “2%” - 35% (Es 2% de grasa sólo en cuanto a peso)
    • Queso Cheddar - 74%
    • Mantequilla - 100%
  • Contaminantes: La leche está frecuentemente contaminada con antibióticos y exceso de vitamina D. De 42 muestras de leche analizadas recientemente, sólo el 12 por ciento presentaban un contenido dentro del rango esperado de vitamina D. De diez muestras de fórmula infantil, siete poseían más del doble de vitamina D que lo indicado en la etiqueta, y una poseía más de cuatro veces la cantidad de la etiqueta.
  • Lactosa: Muchas personas de ascendencia asiática o africana son incapaces de digerir el azúcar de la leche, la lactosa, lo cual les provoca diarrea y gases. La lactosa, cuando es digerida, produce galactosa, un azúcar simple que está relacionado con el cáncer de ovario y las cataratas.
  • Alergias: La leche es una de las causas más frecuentes de alergia alimentaria. A menudo los síntomas son sutiles y pueden no ser atribuidos a la leche durante algún tiempo.
  • Cólicos: Las proteínas de la leche pueden provocar cólicos, un trastorno digestivo que incomoda a uno de cada cinco bebés. Las madres que beben leche pueden también transmitir las proteínas de la leche de vaca a sus bebés si los amamantan.

Fuente: PCRM - Physicians Committee for Responsible Medicine

Recibe recetas directo en tu correo: