El calcio en una alimentación vegetariana estricta

El calcio es el mineral más abundante en el cuerpo humano. Un 99% del total de nuestro cuerpo se encuentra en los huesos y en los dientes jugando un papel muy importante en la estructura de éstos.

El calcio es el mineral más abundante en el cuerpo humano. Un 99% del total de nuestro cuerpo se encuentra en los huesos y en los dientes jugando un papel muy importante en la estructura de éstos. El 1% restante se encuentra en tejidos y fluidos corporales donde es esencial para un buen metabolismo de las células, contracción muscular y transmisiones nerviosas.

Se puede encontrar calcio en una gran variedad de alimentos. Los vegetales de hoja verde, frutos secos y semillas (almendras, semillas de sésamo), tofu (“queso de soya”) y frutas deshidratadas son muy buenas fuentes de calcio para vegetarianos. Por lo contrario, la carne animal es una fuente de calcio muy pobre.
Para entender que un alimento es una buena o débil fuente de calcio, debemos considerar la 'Dosis diaria recomendada' (DDR) de calcio, la cual varía según sexo y edad:

 

Dosis diaria de referencia, mg/día.

Edad

DDR

0 a 12 meses  525 mg
1 a 3 años  350 mg
4 a 6 años  450 mg
7 a 10 años  550 mg
11 a 18 años, hombre  1000 mg
11 a 18 años, mujer  800 mg
19 + años 700 - 800 mg
Mujeres lactantes  1250 mg

 

Entonces, muy buenas fuentes de calcio son (la cantidad entre paréntesis indica una porción):

  • Tofu (60g): 304 mg. 
  • Espinacas hervidas (130g): 208 mg
  • Higos secos (4 higos): 168 mg
  • Garbanzos hervidos (200g): 92 mg
  • Habas cocidas (200g): 90 mg
  • Brócoli cocido (95g): 72 mg

Buenas fuentes de calcio son (la cantidad entre paréntesis indica una porción):

  • Pan integral (2 rebanadas): 70 mg.
  • Castañas (9 unidades): 54 mg.
  • Damascos secos (8 unidades): 46 mg.
  • Judías verdes (100 g): 41 mg.
  • Semillas de sésamo (15 g): 20 mg.
  • Quinoa (1 taza): 50 mg.

Fuentes pobres de calcio (la cantidad entre paréntesis indica una porción):

  • Spaghetti (100 g): 7 mg
  • Arroz integral (190 g): 7 mg

El balance cálcico puede verse afectado por un gran número de factores. La vitamina D es esencial para una apropiada absorción de calcio desde el intestino. Su obtención es muy simple: la vitamina D es producida por el cuerpo al estar expuesto al sol.

Las proteínas de origen animal (ternera, pollo, pavo, pescado y huevos) causan una pérdida de calcio vía orina. Es por ello que una persona que siga una dieta que no incluya proteína animal precisará de una menor cantidad de calcio.

Si bien algunos estudios muestran que el riesgo de osteoporosis es menor entre mujeres vegetarianas que entre omnívoras, estos estudios no son concluyentes ya que otras investigaciones no han encontrado diferencia alguna entre vegetarianas y omnívoras.

También es necesario considerar la ingesta de sodio. 1000 Mg de sodio son causantes de la pérdida de 20 a 40 Mg de calcio vía urinaria. Sin embargo, sólo un 15% del sodio que ingerimos proviene del salero de la cocina. El verdadero enemigo en este caso son las comidas procesadas: completos, ketchup, mostaza, pepinillos y otros como patatas congeladas, ravioles congelados. Entonces, no es necesario volverse “anti-sal”.

El riesgo de padecer osteoporosis puede elevarse con otros factores además de los puramente dietéticos. La falta de ejercicio, el estar por debajo del peso recomendado, fumar y beber alcohol son otros aspectos a considerar.

Daniela Romero Waldhorn
Directora General de AnimaNaturalis Internacional
www.AnimaNaturalis.org

Bibliografía

Recibe recetas directo en tu correo: